Páginas

lunes, 21 de agosto de 2017

CATERINA CORNARO, Reina de Chipre y Armenia

Caterina Cornaro, reina de Chipre y Armenia
Tiziano (1542)
Caterina Cornaro (Venecia1454 - 10 de julio de 1510), noble veneciana, que llegó a ser Reina de Chipre y de Armenia.
Hija de Marco Cornaro y de Fiorenza Crispo, pertenecía a una de las familias más ricas e influyentes de la República de Venecia, los Corner.
Se educó en un monasterio hasta la edad de 14 años, cuando fue prometida como esposa al Rey de Chipre y de Armenia Jacobo II de Lusignan. El matrimonio se retrasó cuatro años, hasta 1472. Un año después el Rey moría dejando a su viuda encinta. A raíz de estos sucesos Chipre comenzó a orbitar bajo la influencia veneciana.
En la noche del 13 de noviembre de 1473, un grupo de nobles catalanes capitaneados por el obispo de Nicosia, que pretendían liberarse del dominio veneciano, irrumpieron en el palacio y raptaron al pequeño heredero. Caterina continuó, sin embargo, reinando, bajo la constante protección de la República Veneciana.
En 1488, tras descubrirse otra conjura por parte de nobles catalanes, Caterina se trasladó a Venecia. Al año siguiente abdicó de forma oficial a favor de la República véneta. En su ciudad natal continuó ostentando los títulos y rangos de Reina.

Monumento fúnebre a Caterina Cornaro en Venecia.


La figura de Caterina Cornaro en las Artes.
La ópera, La Reine de Chypre de Fromental Halévy, con libreto de Jules-Henri Vernoy de Saint-Georges, fue estrenada en París el 22 de diciembre de 1841. Sobre el mismo libreto de Saint-Georges se basó la versión de Giacomo Sacchero para la obra Caterina Cornaro de Gaetano Donizetti, puesta en escena en el San Carlo de Nápoles el 18 de enero de 1844. 
Bajo el título "La Reina de Chipre", Marian Izaguirre ha escrito uno de sus mejores cuentos.  En él, la protagonista, una escritora actual, se encuentra sin saberlo hablando con Caterina Cornaro que la invita a una exposición del propio Gentile Bellini.  La obra constituye un emotivo y precioso relato sobre la inexistencia del tiempo.

Violeta Balián
Fuente histórica: Wikipedia et al. .




martes, 1 de noviembre de 2016

LA MISTERIOSA PIRÁMIDE DE DVIN



A propósito de la pirámide Dvin, escribe el historiador español Xavier Bartlett Carceller:

"He tenido muy recientemente conocimiento de otra pirámide, desconocida y en un lugar relativamente insólito:  Armenia.  Este país tiene un gran patrimonio histórico y arqueológico que en gran parte sigue siendo bastante ignorado fuera de sus fronteras."

A lo largo de la historia  y sin aparente contacto entre sí, surgieron pirámides en distintas civilizaciones (Egipto, China, México y Centroamérica) dando pie a multitud de especulaciones y de toda índole.  Armenia no es una excepción.  Dvin, la misteriosa pirámide descubierta en unos de los yacimientos arqueológicos  más antiguos del altiplano armenio, a 250 km de Erevan, la actual capital de Armenia.  Dvin, a su vez, es una  antigua capital de Armenia cuyos orígenes se  remontan al Tercer milenio a.C.  Además, según los científicos que corroboraron las huellas encontradas en el sitio, éstas apuntan a un gran incendio, en la primera mitad del siglo VIII a.C., cuando Dvin y varios otros asentamientos en el Valle del Ararat sufrieron toda suerte de destrucción a manos de las hordas invasoras. 

La pirámide de Dvin es bien conocida por lo lugareños. De hecho, hasta hace muy poco, se practicaban excavaciones ilegales en la cima de esta colina artificial y debajo de ella, se encontró una construcción de piedra.  Sin embargo, los trabajos no han progresado debido a que el gobierno armenio no ha dado aún permiso para investigarla. Lamentable e inexplicable, pero no tanto si se tiene en cuenta una entrevista que les hizo recientemente la TV Armenia a dos periodistas que publicaron notas sobre la pirámide y los trabajos arqueológicos.  En esa transmisión, los reporteros no pudieron dar datos adicionales sobre la estructura  salvo que era de basalto, agregando que esperaban la opinión informada de los dirigentes de la Iglesia Apostólica Armenia.  La Iglesia, por cierto, propone algo muy distinto: Dvin es simplemente un túmulo, un legado de las prácticas funerarias de los invasores mongoles.

Piedra grabada encontrada en Dvin y cima de la pirámide de Dvin

Sentimos mucho tener que contradecir a la Iglesia.  A pocos kilómetros de la pirámide se encuentran las ruinas de la antigua ciudad de Dvin  donde se halló una piedra con un relieve que muestra, de forma muy clara, una típica pirámide escalonada (ver foto adjunta).  Un hallazgo importante.  No sólo constata la antigua presencia de la pirámide en la región sino que la misma no siempre estuvo cubierta de arena y tierra. 

Simultáneamente, la UNESCO realizó otros estudios que indican que Dvin fue el sitio donde en el siglo VI a.C. se construyó una enorme fortaleza.  Los correspondientes trabajos arqueológicos han sacado a la luz un buen número de hermosos artefactos que atestiguan el alto nivel de artesanía que practicaban los antiguos habitantes de Dvin.  

En el año 301 de la era cristiana, Armenia adoptó el Cristianismo como su religión oficial. En los años que siguieron, unos doscientos, lo que aún quedaba de las antiguas creencias y ritos fue sistemáticamente destruido o escondido.  La Pirámide de Dvin no es misteriosa sino simplemente, otro símbolo de un culto antiguo que fue cubierto con arena y camuflado como una colina natural.



Versión artística dela Fortaleza de Dvin (Siglo VI a.C)

Violeta Balián © 2016
                
Fuentes: Xavier Bartlett Carceller, Barcelona (España)
               Graham Hancock,  The Magicians of the Gods (St. Martin´s Press 2015)

jueves, 8 de septiembre de 2016

ANA ARZOUMANIAN: la escritura y en el origen fue el destierro


Ana Arzoumanian


En su nota De Armenia con arte, sobre los artistas argentinos de origen armenio, Daniel Gigena (La Nación) destaca la obra de  Ana Arzoumanian:

"Publicó en 2015 Del vodka hecho con moras (Libros del Zorzal), texto sobre el que el director de teatro Román Caracciolo escribió la obra Tengo un apuro de un siglo, que ganó el primer premio del Teatro por la Justicia. Hace poco, la editorial Aras de Estambul publicó El depósito humano: una geografía de la desaparición, otro libro de la autora en su traducción al turco.

Poeta y ensayista, Arzoumanian cuenta sobre su trabajo como escritora de dos culturas: 

Mi lugar en el mundo es el texto. Allí escribo en castellano con un perfume a nogal seco, a incienso. Allí invento una genealogía que sobrevuela vacíos, entre la voluptuosidad poética del mestizaje y la pronunciación del refugiado. Allí, el lenguaje puesto en una especie de insurrección. En el lugar donde se suspenden las certezas que se arroga el monopolio discursivo, edifico una lengua que intenta asumir los trazos de voces perdidas. Escribir el eclipse es una manera de recordar esa extrañeza. Ya no una descripción de los hechos desde la norma, desde lo codificado, sino desde el exceso. Los cuerpos como lugar de deseo y de vulnerabilidad, como lugar público de exposición se preguntan una y otra vez: ‘¿Qué soy sin vos?’ Al borde de esa pregunta hay una incandescencia, la transformación de la página en superficie sensible. Testimoniar así, con lo que queda, con el resto, cumplirme con el ‘y contarás’ mosaico con todo lo que falta, con lo que seguirá faltando”.

Juana I

Mar Negro en armenio
Kaukasos

Ana Arzoumanian nació en Buenos Aires, Argentina en 1962 y se formó como abogada y psicóloga.  Participó del II Encuentro sobre Genocidio en Buenos Aires, publicando el ensayo Más acá de los derechos humanos  (Los derechos humanos y la vida histórica, actas; 2000). Y también del Segundo Encuentro Internacional, Análisis de Prácticas Sociales Genocidas, Universidad Nacional Tres de Febrero, 2007, presentando el trabajo El otro cuerpo de la lengua; la poesía como resistencia a prácticas genocidas. En la IX Conferencia Bianual de la Internacional Association of Genocide Scholars; Genocidio: verdad, memoria, justicia y elaboración; y presentó el ensayo De la escena del crimen a la escenificación. El perpetrador como reclutador de mirada; un proceso pornográfico.

Entre sus publicaciones y actividades afines señalamos:

-Fue becada por la Escuela Internacional para el estudio del Holocausto, Yad Vashem para realizar el seminario Memoria de la Shoá y los dilemas de su transmisión, Jerusalén, 2008. 

-En 2010 y en Argentina y Armenia rodó el documental "A. Dialogo sin Fronteras" que trata sobre el genocidio armenio y los desparecidos bajo la dictadura militar argentina, con el subsidio del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales de la República Argentina, y la dirección de Ignacio Dimattia.

-En el libro de poemas Káukasos, recorre el trastorno de la identidad diaspórica. Editorial Activo Puente (2011),

-Ceibo ediciones de Chile publicó la novela “Mar Negro”, texto que ficcionaliza la tensión entre víctima y victimario, escribiendo el devenir traumático del uno en el otro. 

-Junto a Alice Ter-Ghevondian tradujo a 20 poetas de la Armenia contemporánea, publicando la antología "Un idioma también es un incendio, 20 poetas de Armenia" en Buenos Aires y en Córdoba en una doble edición: Activo Puente- Alción editora. 

-En 2013 la editorial Antares Media Holding de Armenia publicó “Im anune hima e” traducción del poema “Káukasos” al armenio por Alice Ter Ghevondian, bajo el auspicio del Ministerio de Cultura de la República de Armenia.

-Ana Arzoumanian ha sido nombrada como profesora en el Posgrado Internacional de Escrituras Creativas FLACSO, Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales.




Del vodka hecho con moras


 Ana Arzoumanian en sus palabras:

"Mi preocupación por la justicia, mi encantamiento por la belleza, la belleza como otra forma de la verdad hizo que encontrara en la palabra un medio para tocar al otro, para entrar en su mundo toda vez que en el origen fue el destierro. Trato con un material incandescente, y voy hasta lo abyecto para quitar el velo de la herida, para que tome aire y, de alguna manera, cure".  

Violeta Balián, 2016

martes, 23 de agosto de 2016

LA CUESTIÓN DE LOS ARMENIOS ISLAMIZADOS EN TURQUÍA

Por Rubén Melkonyan
Traducción: Klaus Lange Hazarian



Mujeres Hamshen


En la realidad armenia, la cuestión de los armenios islamizados por la fuerza atrajo la atención de los expertos y el público en general en diferentes períodos. Valiosas publicaciones, informes, notas de viaje y artículos comenzaron a verse en el siglo 18, dando cuenta de que diversos grupos de armenios habían sido alejados de sus raíces bajo la presión del Islam. En este sentido, vale la pena citar autores como Hakobos Tashian, Bzhshkian Minas, Atrpet, Hovakimian Hovakim, Haykouni Sarkis, Grigor Artsruni y Vladimir Gordlevski, entre otros, que trabajaron arduamente en esta dirección.

Durante el período soviético el eminente erudito Levon Khachikyan escribió un notable artículo sobre armenios islamizados hamshen, mientras que un armenio  Hemshin, Barunak Torlakyan, también publicó un interesante material sobre la etnografía y la historia de las poblaciones cristianas y musulmanas hamshen entre los armenios.

No se puede olvidar, en particular, que los clérigos de alto rango de la Iglesia Apostólica Armenia también estuvieron participando en los aspectos científicos y prácticos de los armenios convertidos por la fuerza. Como ejemplos, se pueden mencionar al Catholicos Vazgen I, al patriarca armenio de Constantinopla Zaven Der Yeghiayan I y a los clerigos Zaven Der Yeghiayan, Karekin Khachadourian y Shenork Kaloustian, entre otros.
Desde los años 80, valiosas investigaciones sobre temas relacionados con los armenios hamshen fueron realizadas por Sergey Vardanyan, cuyo trabajo ha contribuido en gran medida a conocer el tema y estimular nuevos estudios en esta dirección.


Hoy en día, Sergey Vardanyan continúa su investigación sobre los armenios hamshen y es satisfactorio observar que otros investigadores se le han unido a lo largo del tiempo, incluyendo, en particular, a Haykazun Alvrtsyan, Sahakyan Lusine y Hovnan Simonian (EE.UU.). Los temas de conversos forzados y cripto-armenios de Turquía también son estudiados por Karen Khanlaryan, que publicó una monografía importante.
Desde 2006, los artículos sobre los armenios que pertenecen a otras religiones o denominaciones aparecen periódicamente en la revista Hanrapetakan. Se inició una investigación más institucionalizada desde 2007 por parte de la Fundación Noravank, bajo los auspicios de su director Gagik Harutyunyan.

Un programa dedicado a temas de armenios convertidos se ha establecido dentro del campo de Estudios de la Fundación, que ha realizado estudios de campo y seminarios en Turquía y Georgia. Los investigadores de la Fundación presentan sus informes en conferencias que tienen lugar en Armenia y en el extranjero. Por último, la colaboración entre la Fundación Noravank y el Ministerio de la Diáspora armenia dio lugar a la publicación de libros que abarcan temas como los armenios islamizados y los armenios de otras confesiones.

Así, los estudios sobre los problemas de los armenios convertidos a la fuerza han ido evolucionando normalmente en el campo académico, aunque también algunos acontecimientos negativos se han observado en paralelo.


En primer lugar, muchos no profesionales están involucrados en el tema, elaborando llamativas conclusiones como que hay millones de crypto-armenios en Turquía que se se levantarán en breve, provocando el colapso de Turquía. Hay otro grupo de no especialistas que, al exhibir logros en ciertas disciplinas científicas, intentan penetrar demasiado en esta área y no sólo presentan evaluaciones nihilistas, anticientíficas y a menudo aficionadas, sino que también sienten que su deber es criticar duramente a aquellos que están involucrados enl tema.

Creemos, por ejemplo, que la cuestión de los armenios islamizados es un tema interdisciplinario, pero que por sobre todo, tiene que ver con estudios turcos, ya que sin tener conocimiento del contexto y de las políticas del Imperio Otomano y de la República de Turquía, el asunto no puede ser estudiado exhaustivamente.  Por razones desconocidas, muchos creen que es muy fácil convertirse en un especialista en el tema, sacar conclusiones y realizar análisis que están bastante lejos de ser científicos y realistas.

Por desgracia, en esta área algunos se guían por agravios personales, complejos, celos o estrechez de miras, en lugar de un espíritu científico imparcial. Además del mencionado grupo, existen algunos maniáticos de Internet y bloggers de todo tipo, para quienes el tema de los armenios islamizados es sólo otra excusa para divagar.
En nuestra opinión, estos enfoques tan elogiosos como nihilistas son inaceptables.

Junto con el creciente interés por el tema de los armenios convertidos por la fuerza, el siguiente problema surgió en nuestro discurso académico: si hay que darle prioridad a la identidad étnica o religiosa para identificar a un armenio.
Muchos argumentos son sopesados para probar este punto de vista. Debe indicarse que se trata de una cuestión bastante difícil, pero en nuestra opinión, uno debe acercarse a la cuestión en el contexto de la realidad actual, en lugar de lo que queremos ver o lo que es ideal.
La existencia de armenios islamizados por la fuerza  y sus descendientes es un hecho y sería por lo menos injusto ignorar a quienes han preservado los recuerdos de su origen armenio a pesar de innumerables dificultades.
En nuestra opinión, tal reacción vehemente a la cuestión de los armenios conversos refleja una clara tendencia al ser extraído del marco de los estudios académicos, causando nuevas divisiones y profundizando los antiguos. Sobre todo, porque los argumentos contra los armenios islamizados no resisten un examen y son argumentos bastante anticuados.
El principal argumento es que un armenio sólo puede ser cristiano apostólico y aquellos que no son apostólicos no pueden considerarse armenios o son armenios con algunas reservas. Es necesario destacar que aunque la Iglesia Apostólica Armenia ha desempeñado un papel especial e importante para nuestra nación, la identidad y la historia, sin embargo, siempre difirieron las identidades étnicas y religiosas. 


Ya éramos armenios antes del 301 después de Cristo, y los armenios que son católicos, protestantes, paganos o ateos todavía son armenios, por lo que es adecuado ejercer la máxima discreción en ese tipo de evaluaciones. El famoso escritor Raffi está entre los intelectuales con más amplia mentalidad con respecto a esta cuestión. Volvió varias veces sobre este tema, respondiendo ampliamente a varias preguntas. Por ejemplo, refiriéndose al acuerdo religioso y confesional, señaló: "Creemos que la diversidad de religiones no destruye la unidad nacional. La unidad debe buscarse en la armonía de estos segmentos, con el principal motivo que la devoción a la nación, en su significado más exaltado." [1, p. 292]. "No hay ninguna nación civilizada o incivilizada en la tierra que se adhiere a la misma Iglesia" [2, p. 327]. "Ni catolicismo, protestantismo, ni el Islam incluso, causa que el armenio deje de ser un armenio, y por el contrario, la mera pertenencia a la Iglesia Apostólica no nos da derecho a llamarnos armenios" [2, p. 332].


Debemos combinar la pertenencia a la buena situación con la Iglesia apostólica armenia, con una amplitud de miras en cuanto a las cuestiones relativas a la identidad nacional.
Estudiando a los armenios conversos no dañamos la Iglesia Apostólica Armenia ni se propagan ideas anticlericales o posturas antirreligiosas; justo lo contrario, se muestra cómo los diferentes grupos de armenios han luchando para preservarla, incluso clandestinamente, y bajo qué condiciones han protegido su memoria, entre otros temas. Por otra parte, como hemos mencionado anteriormente, muchos eclesiásticos, patriarcas y Catholicos de la Iglesia Apostólica Armenia han abordado el problema de los armenios islamizados a la fuerza, tratando de recuperar a estos los armenios asimilados.

Debe destacarse especialmente que los armenios convertidos al Islam o los crypto-armenios son el resultado de la política opresiva de Turquía. Se vieron obligados a abandonar su religión, su etnia e idioma. Son evidencias silenciosas y duraderas de la tiranía del Imperio Otomano. Al mismo tiempo, estas personas y sus descendientes son incontestables pruebas del genocidio armenio, como el elemento (e) 2 de la Convención de la ONU sobre la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio establece claramente que el traslado forzoso de niños de una etnia o grupo religioso a otro grupo, constituye genocidio. En los años del genocidio decenas de miles de huérfanos armenios fueron forzosamente islamizados y en la actualidad se habla de sus descendientes.

Creemos que la cuestión no debe ser politizada, deben permanecer principalmente en el ámbito académico y analizar correctamente los resultados de lo que podría ser presentado al público de una manera profesional. Declaraciones incompetentes afectan tanto a la materia como a las personas que viven en diferentes partes de nuestra patria histórica. Además, deben adoptarse dos enfoques para abordar esta cuestión - a largo plazo y a corto plazo. En consecuencia, nuestro objetivo a largo plazo es volver a integrar y devolver esta parte de la armenidad a sus raíces, y aquí el cristianismo apostólico juega un papel importante. Mientras tanto, para comunicarse con ellos ahora debemos adoptar una estrategia más flexible y aceptarlos como son. Es importante tener en cuenta que la adopción del Islam para muchos de ellos era una solución temporal y que tenían la intención de regresar al cristianismo cuando la ocasión se presentara; debido a las circunstancias, algunos lograron hacerlo y otros no.

Se habla mucho acerca de los peligros causados por este asunto. Por ejemplo, que los armenios islamizados irán a Armenia y abrirán mezquitas. En primer lugar, cabe señalar que no estamos a favor de llevar a estas personas a Armenia, porque la mayoría de ellos viven en su patria histórica y no quieren dejarla.
Durante nuestras conversaciones con los armenios convertidos, cuando se sugirió que no permanecieron fieles a su religión, se opusieron argumentando que se mantuvieron firmemente comprometidos con su tierra ancestral.
Por lo tanto, necesitamos comunicarnos más, porque nuestras esencias se han distorsionados de alguna manera: en un caso, causado por la pérdida de la patria y en el otro caso, por la pérdida de la religión. A través de estudios de los armenios convertidos  también aspiramos a restaurar nuestra identidad deformada, ya que esas personas se quedaron en la parte de la patria que se ha perdido para nosotros, y ellos han sido los que secretamente visitan y siguen visitando nuestros santuarios profanados. El sentimiento de esta doble distorsión está muy presente entre los armenios conversos.

Con respecto a los peligros, muchos señalan que no deberíamos haber iniciado el estudio de esta cuestión en Armenia, y además, algunos aficionados afirman que es un truco ideado por los servicios de inteligencia extranjeros. Debe señalarse que esta cuestión ha sido primero tocada por los investigadores europeos y luego por los investigadores turcos, y en tales circunstancias el silencio de la ciencia Armenia habría parecido extraño, por lo menos. La ciencia Armenia debe tener algo que decir sobre el tema después de que se realizan los estudios apropiados. También estudiamos los elementos de la cultura Armenia conservada entre estas personas – los bailes, canciones, costumbres, nombres de lugares- y nos vimos nada peligroso en ello. Por supuesto, como se ha mencionado ya, declaraciones infundadas y politizadas no son deseables y pueden afectar adversamente a la causa común. También hay que añadir que los estudios de los armenios conversos por la fuerza pueden contribuir a identificar la totalidad de los recursos disponibles para la armenidad.


También quisiera referirme al aspecto moral de la cuestión: nosotros, como cristianos estamos obligados a prestar una mano para ayudar a nuestros compatriotas perdidos que han sido alejados de nosotros contra su voluntad. En este sentido, una observación más que notable fue hecho en 1969 en un artículo de S. Bakkalian, un sacerdote de la Iglesia Evangélica Armenia: "Sin embargo, hoy en dia cuando tenemos un pretexto y una oportunidad para ayudarles (a los armenios islamizados), y perdamos esta última oportunidad de oro, seguramente un día nuestro Señor nos preguntará "¿Dónde está tu hermano? ..." [3, p. 179].
También nos gustaría presentar algunos resultados prácticos del estudio sobre el tema de los armenios islamizados. En primer lugar, la investigación reveló algunas realidades que aún más fortalecen la irrefutabilidad del hecho del genocidio armenio. Estos argumentos se basan, entre otras cosas, en las fuentes turcas, y hasta la fecha el turco no ha sido capaz de dar concurso.

Es importante destacar que desde el año 2008 los líderes seculares y religiosas de Armenia también han hecho referencia a la cuestión de los armenios convertidos a la fuerza, que es algo que nunca había pasado antes. Por ejemplo, el 24 de septiembre de 2008, el presidente de Armenia, Serge Sarkisian, afirmó durante su visita a los EE.UU., en una reunión con los representantes de la diáspora armenia, que estaba en contra que lo lingüístico, religioso o confesional divida a los armenios. (1)

Posteriormente, en febrero de 2009, el Presidente de Armenia examinó la cuestión de los armenios de otras religiones y confesiones en una reunión con Karekin II, Catholicos de todos los armenios y Supremo Consejo espiritual, y la nota de prensa emitida después del evento figura las siguientes conclusiones: "Entre los temas tratados estuvieron el enraizamiento, en un sentido pleno, de la identidad Armenia entre los armenios de otras religiones y confesiones y cooperación efectiva entre las distintas comunidades confesionales armenias". (2) En su discurso del 24 de abril de 2011 el Presidente habló sobre la islamización forzada de los armenios durante el genocidio: "el Imperio Otomano realizó esta política a nivel estatal para aniquilar al pueblo armenio y privarlos de su patria. En todas las etapas de su aplicación, las masacres, deportaciones, conversiones de religión  y esclavitud fueron vistas como algo común y rutinario". (3) Estamos muy satisfechos por el enfoque del Catholicos Karekin II sobre esta cuestión. Por ejemplo, en su discurso el 24 de abril de 2010 declaró: "Los armenios que fueron convertidos por la fuerza al Islam y sus descendientes que tienen miedos de hablar acerca de su identidad, son también víctimas del genocidio". (4)


Nuestra intelectualidad también está preocupada por el tema de los armenios convertidos a la fuerza. Por ejemplo, en una de las entrevistas recientes, el Héroe Nacional de Armenia Charles Aznavour reconoció que había planteado la cuestión de los armenios islamizados durante su conversación con el presidente de Armenia: "Un día hablé con el presidente de Armenia sobre los armenios islamizados y yo le dije que algo tiene que hacerse. Estas personas no son felices al no ser aceptados ni por los turcos ni los armenios y que es necesario ayudarlos. Somos una nación y las naciones, obviamente, están constituidos por personas diferentes; buenas o malas, personas de diferentes religiones, cristianos, judíos, musulmanes. Es normal. Armenia tiene que cambiar su mentalidad y aceptar a los armenios de diferentes religiones, al igual que Europa lo hace". (5)

En cuanto a las novedades en torno al tema de los armenios islamizados por la fuerza  en Turquía, hay que señalar que mediante diversas estructuras este país intenta especular sobre ellos, que es algo que uno esperaría.
Un acontecimiento relacionado con este tema merece discusión. Últimamente, se pueden observar tendencias peligrosas e interesantes al mismo respecto a la política étnica de las autoridades turcas llevada a cabo especialmente en algunas de las regiones orientales del país, mayoritariamente poblada por kurdos.
Uno de los principales argumentos de las demandas kurdas es que constituyen la mayoría absoluta en algunas regiones del este de Turquía y, en esencia, estas regiones son étnicamente homogéneas, es decir, kurdas. Por supuesto, esta situación es una consecuencia de la política genocida llevada a cabo por las autoridades otomanas por el cual los nativos del territorio - los armenios - fueron exterminados o asimilados. Sin embargo, en la actualidad las autoridades turcas tratan de cuestionar el hecho de que estas regiones sean "homogéneamente kurdas" y por ello, tienden a utilizar el factor de los armenios islamizados por la fuerza.

Desde hace un tiempo, los medios de comunicación e historiadores turcos oficiales han puesto en circulación la idea de que hay muchos armenios convertidos en las regiones orientales del país. Muy a menudo, algunas de estas declaraciones -con intenciones negativas- se corresponden con la realidad, pero ciertas estructuras turcas ya habían sabido de este hecho desde hace mucho tiempo y ellos hicieron todo lo posible para controlar y asimilar plenamente esos fragmentos de la armenidad.


Dado que las autoridades turcas no logran un completo éxito en sus intentos, hoy en día se esfuerzan por revertir la situación a su favor. En particular, el mismo contexto podría aplicarse al fenómeno de que al menos con el consentimiento tácito de las autoridades turcas es que se están llevando a cabo los esfuerzos para auto-organizarse y activar a los armenios islamizados que viven en diferentes partes de la Armenia histórica (por ejemplo, en Dersim).
Plantear la cuestión de que hay fragmentos sobrevivientes de la armenidad en la Armenia histórica, es usado por las autoridades turcas para mostrar que estas regiones no son homogéneamente kurdas y que hay otras etnias. Creemos que los intentos de restaurar las iglesias armenias también podrían ser parte de esta idea. Todo esto puede provocar tensiones entre kurdos y armenios islamizados y provocar efectos impredecibles, como que los kurdos comiencen a verlos como competidores. Sin embargo, debe señalarse por ahora que los intentos menores de hacer resurgir la presencia armenia en la región se tomó positivamente y llegó, a veces, a ser animada por los círculos kurdos. No obstante, debería tenerse consideración también sobre una posible evolución peligrosa. 

Hoy, una de las principales tendencias de la política étnica turca es contraponer uno contra otros los intereses de los grupos étnicos. Así, puede afirmarse con seguridad que los objeticos étnicos continúan siendo importantes en la política interna de Turquía y aunque las nuevas tendencias observadas superficialmente parezcan positivas, ocultan en sí mismas amenazas y trampas todo el tiempo que deben tenerse en cuenta.

En conclusión, se ha de mencionar que parece que hay dos áreas de desarrollo para estudiar el tema de los armenios islamizados.. En primer lugar, debido a la actual crisis de la identidad étnica en Turquía, mucha gente que sospecha sobre su propia identidad intentará buscar y recuperar su identidad armenia, relacionando con la armenidad todas las consecuencias que vienen con ello. En segundo lugar, una parte de los armenios convertidos elegirá la forma de asimilación total (incluso hoy en día se encuentran en un cierto nivel de asimilación y algunos de ellos han sido asimilados casi por completo).

Nuestros estudios académicos imparciales son pues los que debería establecer las bases sólidas para que las autoridades políticas y religiosas puedan llevar a cabo acciones concretas, tangibles y eficaces.


Ruben Melkonyan
Ruben Melkonyan: Expert at the Center for the Armenian Studies, Foundation Noravank. Vice-Dean of the Faculty of Oriental Studies, YSU, Candidate of Science (Philology) 

Referencias y bibliografía




  • Րաֆֆի, Ինչ կապ կա մեր եւ Տաճկաստանի հայերի մեջ, Երկերի ժողովածու, Երեւան 1991, հատոր 11 - րդ:
  • Րաֆֆի, Մինչեւ երբ, Երկերի ժողովածու, Երեւան 1991, հատոր 11 - րդ:
  • Պագգալեան Ս, Մեր մնացորդը, Բանբեր հոգեւոր ամսաթերթ, Մարսել, 1969, թիվ 9-10.:


  • martes, 16 de agosto de 2016

    DE ARMENIA CON ARTE


    Por Daniel Gigena
    Beatriz Margossian, Cósmico, 2014


    Entre 1915 y 1923 tuvo lugar en el Imperio otomano uno de los mayores genocidios del siglo XX. El gobierno nacionalista de los Jóvenes Turcos, temeroso de una sublevación étnica en territorios de su país (o, al menos, con esa excusa), exterminó y deportó a millones de armenios. A cien años del episodio, el Estado turco aún hoy niega su responsabilidad en la masacre. Entre los distintos destinos forzados donde las familias armenias encontraron amparo a partir de la Primera Guerra Mundial, estuvo la Argentina, que fue, según cifras de las entidades armenias en el país, el primer destino de América Latina y el tercero del mundo. Durante la posguerra y hasta entrados los años 60 llegaron varias familias armenias desde países europeos. Hubo una tercera oleada de inmigrantes de ese origen que se instalaron en ciudades del país, como Buenos Aires, Rosario y Córdoba, luego de la caída de la Unión Soviética en 1991.

    Además de empresarios, deportistas e historiadores de renombre, la comunidad armenia influyó de manera notable en la cultura local. Músicos, artistas y escritores hicieron aportes destacados en el país huésped. Del pintor Jorge Demirjian a Manuel Alemian, poeta y editor; de Alicia Terzian, compositora y concertista, a Pablo Kachtadajian (que es mucho más que el autor de El Aleph engordado), los artistas de origen armenio imprimen una huella única a la producción artística nacional, incluido el teatro y el cine con la presencia del recordado Martín Adjemián.

    Ana Arzoumanian publicó en 2015 Del vodka hecho con moras (Libros del Zorzal), texto sobre el que el director de teatro Román Caracciolo escribió la obra Tengo un apuro de un siglo, que ganó el primer premio del Teatro por la Justicia. Hace poco, la editorial Aras de Estambul publicó El depósito humano: una geografía de la desaparición, otro libro de la autora en su traducción al turco. Poeta y ensayista, Arzoumanian cuenta sobre su trabajo como escritora de dos culturas: “Mi lugar en el mundo es el texto. Allí escribo en castellano con un perfume a nogal seco, a incienso. Allí invento una genealogía que sobrevuela vacíos, entre la voluptuosidad poética del mestizaje y la pronunciación del refugiado. Allí, el lenguaje puesto en una especie de insurrección. En el lugar donde se suspenden las certezas que se arroga el monopolio discursivo, edifico una lengua que intenta asumir los trazos de voces perdidas. Escribir el eclipse es una manera de recordar esa extrañeza. Ya no una descripción de los hechos desde la norma, desde lo codificado, sino desde el exceso. Los cuerpos como lugar de deseo y de vulnerabilidad, como lugar público de exposición se preguntan una y otra vez: ¿Qué soy sin vos? Al borde de esa pregunta hay una incandescencia, la transformación de la página en superficie sensible. Testimoniar así, con lo que queda, con el resto, cumplirme con el contarás mosaico con todo lo que falta, con lo que seguirá faltando”.

    Otra escritora, traductora e investigadora argentina, Violeta Bailán nació en Buenos Aires y creció en el seno de una familia con vertientes armenias y alemanas. Estudió historia, arqueología, antropología y humanidades en San Francisco State University (California) y, durante su residencia en Estados Unidos, se desempeñó en diversos ámbitos laborales, educativos y culturales. En 2012 publicó El expediente Glasser, un thriller de ciencia ficción publicado por Dunken. Varios cuentos suyos integran antologías locales y extranjeras. Desde La Cumbre, en la provincia de Córdoba, donde vive, declara: “Se ha dicho que en las obras de los artistas argentinos de origen armenio se observa una mezcla intrigante de pasión y nostalgia. Una mirada acertada. Somos artistas argentinos, orgullosos ciudadanos de esta patria generosa y pujante, y también, hijos de Armenia, descendientes directos de un pueblo prehistórico que desde los orígenes de la humanidad vivió entre oriente y occidente, cultivó la tierra, propuso tecnologías, forjó la historia misma cuando inventó la escritura con 36 fonemas expresados en cuneiforme y alcanzó la síntesis del arte influenciado por el tránsito de vecinos y conquistadores.  Un pueblo que sufrió mucho a lo largo de la historia. Cuando llegaron a la Argentina entre 1920 y 1940, nuestros padres y abuelos armenios huían de las inclemencias políticas que desencadenaron los horrores del genocidio de 1915. Como otros inmigrantes, los armenios vinieron a comenzar una nueva vida, a trabajar, criar y educar a sus hijos. Y nosotros aprendimos de ellos la tradición del esfuerzo, el trabajo, honor y alegría. Al igual que nuestros antepasados, en el arte encontramos la mejor forma de contar nuestra herencia, resignificada por nuestra argentinidad”.

    La literatura, la música, el teatro, las artes visuales y la filosofía se enriquecieron de manera notable con la mirada inusual, el talento y la distinción de los herederos de una cultura milenaria que encontró espacios de creatividad y desarrollo al sur de América del Sur.

    Algunos artistas argentinos de origen armenio...

    Artistas Plásticos

    Jorge Demirjian, pintor
    Gladys Apkarian, artista plástica
    Alejandro Avakian, pintor
    María Bedoian, artista plástica
    Marila Beredjiklian, artista plástica
    Beatriz Margossian, artista visual
    Marcela Manoukian, artista plástica

    Escritores

    Ezequiel Alemián, poeta
    Juan Carlos Balassanian, escritor
    Diego Tatian, escritor, ensayista, docente y decano de la Facultad de Filosofía y Humanidades de Córdoba

    Artes Teatrales

    Julian Mardirossian, actor y productor/director teatral
    Alejandro Tantanian, autor, actor, director teatral
    Martín Adjemián, actor

    Músicos

    Alicia Terzian, compositora, directora de orquesta y musicóloga
    Pedro Santiago Chotsourian, director de orquesta
    Juan Yelanguezian, compositor y poeta
    Valeria Cherekian, cantante de tango y música folclórica armenia
    María Cristina Kasem, compositora y violinista


    Daniel Gigena es crítico literario y de arte para el diario  La Nación de BuenosAires

    Publicado el 14 de agosto de 2016 en Buenos Aires por DAMISELAS EN APUROS, Revista Virtual